Foro generico


    Fallecimientos, Manolo Escobar, Alfredo Landa, Antonio Ozores, Ángel Cristo, Andrés Montes.

    Comparte

    pedrovlc
    Admin

    Mensajes : 199
    Fecha de inscripción : 29/09/2009
    Localización : Valencia

    Fallecimientos, Manolo Escobar, Alfredo Landa, Antonio Ozores, Ángel Cristo, Andrés Montes.

    Mensaje  pedrovlc el Jue Oct 24, 2013 8:52 pm


    Muere a los 82 años Manolo Escobar

    Padecía cáncer de colon y llevaba varios días ingresado en una clínica de Benidorm.

    Estrella de la copla, dejó también su impronta en películas que contaron con el favor del público.

    El mundo de la cultura se viste de luto para despedir a uno de sus representantes más queridos.
    Manolo Escobar ha fallecido en su casa de Benidorm tras haber permanecido ingresado desde comienzos de octubre en un clínica de la ciudad alicantina a causa de un ictus y una insuficiencia renal que habían agravado el cáncer de colon que padecía desde 2010. El 19 de octubre había cumplido 82 años. La capilla ardiente con sus restos se instalará en el Ayuntamiento de la ciudad en la que residía.

    Estrella de la copla y la canción española, Manolo Escobar firmó grandes éxitos como 'El Porompompero', 'Mi carro' o 'Y viva España', y también dejó su impronta en películas que contaron con gran predicamento entre el público como 'El padre Manolo' (Ramón Torrado, 1966), 'Relaciones casi públicas' (José Luis Sáenz de Heredia, 1968) o 'En un lugar de La Manga' (1970), entre otras.

    A mediados del pasado mes de septiembre, el artista tomaba la decisión de suspender las actuaciones que tenía previstas para lo que quedaba de año a causa de una recaída en su enfermedad que le obligaba a intensificar el tratamiento de quimioterapia al que estaba sometido. Un signo de que la batalla que tan aguerridamente había librado contra el cáncer se estaba finalmente decantando en su contra.

    Una voz inconfundible

    Nacido en Las Norias de Daza (El Ejido, Almería) el 19 de octubre de 1931, Manolo Escobar se crió en el seno de una amplia familia. Fue el quinto de los diez hijos que tuvo el matrimonio formado por Antonio García, un agricultor que cambió el campo por la hostelería, y María del Carmen Escobar, a la que, convertido ya en estrella, dedicaría Manolo la canción 'Madrecita María del Carmen'.

    Educado por un maestro republicano que le enseñó los rudimentos del oficio musical, Manolo Escobar comenzó a llamar la atención actuando, en compañía de varios de sus hermanos, en ceremonias de todo tipo. Por aquel entonces se hacían llamar 'Los Niños de García'.

    Pero no fue sino hasta mediados de los años cuarenta, afincado ya junto a su familia en Barcelona, cuando comenzarían a atisbarse los signos de la futura estrella que se estaba cocinando. Actuaciones en verbenas y concursos le abrieron las puertas del cine y la revista. Raquel Meller, uno de los rostros más conocidos de la época, predijo que el muchacho llegaría lejos. Y vaya si no se equivocaba.

    Sus hermanos Baldomero, Salvador y Juan Gabriel ponían el acompañamiento en calidad de guitarristas, en tanto que el joven Manolo comenzaba a dibujar las señas de identidad por las que siempre se regiría su música. Cada vez tenían más ofertas, entre ellas una para grabar un disco. Había llegado el momento de escoger entre su puesto como funcionario o el incierto pero mucho más ilusionante camino de la música. Optó por la excedencia. Nunca más volvería a trabajar en la estafeta de correos de Badalona.

    En 1959, Manolo Escobar se casaba con Anita Marx, una alemana a la que había conocido en una fiesta en Playa de Aro (Gerona). Ninguno era ducho en el idioma del consorte, pero el amor no conoce barreras, tampoco las idiomáticas o culturales. Más de medio siglo de feliz matrimonio entre ambos así lo prueba.



    ..........................................................
    ..........................................................




    Muere Alfredo Landa, un cómico genial «empotrado» en la memoria colectiva de varias generaciones
    Jueves día 9 de mayo de 2013
    Creó el 'landismo' y protagonizó títulos indispensables del cine español como 'El bosque animado' o 'El crack'.
    Obtuvo tres Goya y el premio a mejor actor en Cannes por 'Los santos inocentes.

    - "Si hay que morirse pues se muere uno, que ya he vivido lo mío. Mi vida ha sido cojonuda. En algún momento tiene que acabar".
    - "Un día ví en un programa de televisión a alguien a quien yo admiraba mucho, y le ví mal. Y me cacé diciéndole a la televisión: 'Retírate, hombre'. Y me volví y me dije: 'Bueno, ¿y tú qué?'. Y me miré al espejo y me dije: 'Pues tengo que pensarlo".
    - "El sentido del humor consiste en saber reírse de las propias desgracias"..

    De haber nacido en Estados Unidos y trabajado en Hollywood se habría ido de este mundo con un par de Oscar en el zurrón y el reconocimiento universal como de los grandes actores del su oficio. Pero Alfredo Landa, fallecido este jueves a los ochenta años, había nacido en Pamplona y rodado en España, de modo que su enorme talento, siendo parejo al de colegas como Jack Lemmon o Walter Mathau, no brilló a la altura que merecía en el cine internacional. Cómico genial y de excepcionales dotes dramáticas, este Jano del cine ibérico que alternó sus caras cómica y trágica, amante del mus, el vino y el buen yantar, nos deja con tres goyas en su palmarés, reconocido como mejor actor en Cannes y ‘empotrado’ en la memoria colectiva de las varias generaciones de españoles que rieron y lloraron con el padre del ‘landismo’. Su muerte cierra una época y nos deja en herencia un subgénero tan genuino como inimitable, fruto de un talento poderoso del que nos permitió disfrutar a lo largo de más de medio siglo.

    Un genio múltiple y portentoso que le permitió ser el actor cómico mas señero de su época, al tiempo que inscribía su nombre con letras de oro en los anales del cine dramático y de autor, con memorables interpretaciones como el Paco el Bajo de ‘Los Santos Inocentes’, de Mario Camus, el detective Germán Areta en ‘El crack’, de José Luis Garci, uno de su directores fetiche, el Sancho que dio la réplica a Fernando Rey en la serie de Gutiérrez Aragón con guion de Cela.

    En una carrera desigual y plagada de altibajos se convirtió pronto en uno de los actores más queridos por el público y respetado del cine español. Pamplonés de nacimiento y donostiarra de adopción, Alfredo Landa se dedicó desde muy joven al teatro profesional, labor que alternaría luego con el cine, el doblaje, la televisión y la publicidad.

    Nacido en la capital Navarra el 3 de marzo de 1933, debutó en el teatro en San Sebastián. Saltó a Madrid en 1958 con la obra ‘Nacida ayer’, y durante tres temporadas formó parte de la compañía titular de teatro María Guerrero, estrenando entre otros títulos ‘Eloísa está debajo de un almendro’, ‘Los caciques’ o ‘Juana la Lorena’. Se atrevió hasta con la comedia musical americana, donde cantaba y bailaba, en ‘Yo quiero a mi mujer’. “Los primeros aplausos que recibí fueron un destello y un relámpago; oí un voz que me dijo ‘tú tienes que ser cómico’. No habría sabido ser otra cosa”, explicaría Landa.

    Vis cómica
    La alternativa en el cine le llegó en 1962 de la mano de José María Forqué, que le ofreció a sus 29 años un memorable y entrañable papel en ‘Atraco a las tres’ junto a José Luis López Vázquez y Gracita Morales. Desde entonces no dejó de trabajar en un medio que explotó su vis cómica y en el que encadenó casi centenar y medio de títulos a las órdenes de todos los grandes de nuestro cine, pero también de los más comerciales y oportunistas.

    Intervino en ‘El verdugo’ y ‘La vaquilla’ de Luis García Berlanga, protagonizó ‘El crack’ de José Luis Garci, ‘El bosque animado’ y ‘La marrana’ de José Luis Cuerda, y ‘Los Santos Inocentes’ de Mario Camus, por cuya interpretación ganaría el premio de Cannes al mejor actor en 1984, o en ‘Tata mía’, de Jose Luis Borau. Pero la enorme popularidad que alcanzó se debe a la parte más casposa, machista y carpetovetónica de su carrera, a una hilarante y constante presencia en las españoladas y cintas de destape de los setenta.

    La filmografía que apuntala ese genuino e inimitable ‘landismo’ se alimentó de títulos como ‘La niña de luto’, ‘Nobleza baturra’, ‘Los guardiamarinas’ ‘¿Qué hacemos con los hijos?’, ‘Las que tienen que servir’, ‘Los subdesarrollados’ o ‘Cateto a babor’, ‘Vente a Alemania, Pepe’, ‘Manolo, la nuit’, ‘París bien vale una moza’, ‘Lo verde empieza en los Pirineos’ o ‘No desearás al vecino del quinto’, botones de muestra del registro 'landista’ que el propio acto definió como “una forma de ser, de actuar y de ver la vida”.

    Con ‘No desearás al vecino del quinto’ arrasó en taquilla al principio de los setenta, cinta que solo sería destronada como la película más taquillera del cine español por ‘Torrente 2’ casi cuatro décadas después. “Yo no creé esa palabra, pero estoy agradecidísimo al tío que la creó. El landismo ha marcado y, aunque muchos se han referido a él peyorativamente, hoy se habla de él como un fenómeno de la sociedad del que no reniego”, repetía. Estaba orgulloso además de “encarnar al macho ibérico”, al bajito reprimido que mira con descaro las tetas del suecas que llega a la playas españolas de los setenta, y de que “aquellas películas que siempre hice con ilusión” siguieran teniendo tirón muchos años después.

    Garci, una relación de ida y vuelta
    En 1976 llega ‘El Puente’, de Juan Antonio Bardem, y en 1979 ‘Las verdes praderas’, primera colaboración con Garci y punto de inflexión en la carrera de Landa, que se descubre como actor de calidad en el registro dramáticos. Repite con Garci en ‘El crack’, ‘La próxima estación’ y ‘El crack II’ y se consagra con ‘Los santos inocentes’, el filme de Mario Camus basado en la novela de Miguel Delibes y por el que obtuvo la palma de Cannes compartida con su compañero de reparto Paco Rabal.

    José Luis Garci fue uno de sus directores talismán y con él repetiría de nuevo en ‘Canción de cuna’, ‘Historia de un beso’, ‘Tiovivo c.1950’ y ‘Luz de Domingo’, su despedida de la interpretación. Una amistad de cuatro décadas que fue muy intensa pero que se truncó cuando un Garci en permanente guerra con la Academia de Cine se negó a entregar a Landa el Goya de honor que recibiría de manos de Pepe Sacristán y José Miguel Rollán en 2007.

    Pasado el sarampión del destape, y relativamente olvidado por el cine, en la televisión encontraría un refugio de madurez dignificando con su presencia series como ‘Ninette y un señor de Murcia’ y ‘Tristeza de amor’ a mediados de los ochenta y ‘Lleno por favor’ y ‘Por fin solos’ en los noventa.

    Reconocimientos
    Apartado de las cámaras en 2008, con problemas de salud cada vez más evidentes, recibió el premio de la Unión de Actores por su papel en ‘Luz de domingo’, de José Luis Garci, la Medalla de Oro del Ayuntamiento de Madrid y el Premio Príncipe de Viana a la Cultura 2008 en su Pamplona natal y de manos del Príncipe de Asturias.

    Puro carácter, hombre de bien y con el corazón a la derecha, él mismo recorrió su vida en ‘Alfredo el Grande. Vida de un cómico’ en 2008 auxiliado por el periodista y crítico Marcos Ordóñez. “No hablo mal de la gente, solo constato la realidad”, dijo en un repaso a su vida en la que repartía leña y calificaba al productor José Luis Dibildos de “timador profesional” o a la actriz Gracita Morales de “caprichosa, despótica e intratable”. Muy suelto de lengua, afirmó que “en el cine español solo hay media docena de señores con talento, que lo hacen bien” y lamentó que a menudo la oferta de nuestra cinematografía fuese “pura morralla”.

    Contó también cómo en 2004 se repuso de un cáncer de colon al que plantó cara con energía y buen humor. “Si hay que morirse, pues se muere uno, que ya he vivido lo mío. Mi vida ha sido cojonuda. En algún momento tiene que acabar”, le dijo a Marcos Ordóñez. En 2009 sufriría un ictus que le postró en una silla de ruedas durante varios meses.

    Entre los muchos galardones que jalonan su larga carrera están el premio al mejor actor del Círculo de Escritores Cinematográficos en 1980 y 1982, el premio Luis Buñuel, el Tambor de Oro de San Sebastián, el premio al actor más taquillero del año en repetidas ocasiones, el Goya al mejor actor en 1988 por ‘El bosque animado’ y en 1993 por ‘La marrana’, la medalla de Bellas Artes del Ministerio de Cultura en 1991 o el premio del Festival de cine de Moscú. En 2007 llegaba el Goya de Honor, el tercero de su carrera. “Se lo debo a mi profesión que ha sido lo mejor de mi vida, lo que más aprecio”, dijo un Landa emocionado, al borde de las lágrimas y confortado por los aplausos de sus compañeros pero balbuciente y desorientado, con serios problemas para hilar su discurso de agradecimiento.







    ........................................................
    ........................................................





    Fallece a los 81 años Antonio Ozores

    'Que no imperen los prejuicios, porque a los cómicos no se les da lo que se merecen'
    Él decía que no le importaba cómo le recordaran, pero seguro que no le importaría escuchar los piropos de dos de sus compañeras de toda la vida. Concha Velasco, José Sacristán y Pilar Bardem se deshacen en elogios hacia la figura de Antonio Ozores, destacando el "gran talento" del cómico, su posición como uno de los grandes del cine español y el afecto hacia uno de los clanes familiares míticos del cine español.

    Ozores, en '¡No hija, no!'"Antonio se merece todo un homenaje de la cultura y el cine español por todo su trabajo de cómico. Espero que se lo hagan y no haya que ir llamando a las puertas, porque imperen los prejuicios por desconocimiento, porque a los actores cómicos no se les da lo que se merecen", precisó Concha Velasco desde Zaragoza, a punto de estrenar la obra de teatro 'La vida por delante' y con la tristeza de haberse quedado a las puertas de volver a trabajar con Ozores.

    Velasco, que trabajó en más de 30 películas con el actor, dijo a Efe Ozores le había escrito una comedia hace un año para que la interpretara con el nombre 'La bella y el bestia'. "Un título con parodia que tuve que posponer. Le dije que tenía que esperar, que cuando acabar 'La vida por delante' empezábamos y él, como siempre, me dijo que me esperaría, ya ves. Estoy destrozada", recalcó la actriz.

    "Ahora, porque tengo a mis hijos y mi nieto; pero, si no, diría que fue la etapa más feliz de mi vida -añade la actriz-. Los mejores años de mi vida fueron del 57 al 64, cuando nos reuníamos todos los amigos en casa de José Luis Ozores, 'peloche', que estuvo muy malito, y estábamos con José Luis López Vázquez, Tony Leblanc. Todos nos dedicábamos a doblar películas y Antonio repartía los papeles".

    La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, expresó que "desaparece uno de los principales exponentes de la comedia, miembro de una saga de actores que perdura en la memoria de los españoles". Y añadió: "Mariano, José Luis, Emma, Adriana, Antonio... nos han hecho disfrutar y reír a varias generaciones con sus trabajos en el cine, el teatro y la televisión".

    'Eran tiempos duros y eso creó figuras distintas porque la vida era distinta, muy dura', dice SacristánDe los Bardem a los Ozores
    Pilar Bardem, miembro a su vez de otra de las familias más reputadas del cine español, aseguró tener una "predilección especial por la familia Ozores: una familia de toda la vida del teatro". Y a pesar de que los Ozores nunca contaron con el prestigio crítico de los Bardem, la actriz reconoció el gran valor del fallecido por "su capacidad para que la gente le quisiera, porque era un grandísimo actor".

    "Éramos, como quien dice, pareja de baile", explicó la actriz, que rodó con su hermano Mariano Ozores películas como 'Al este del oeste'. "Me tocaba hacer la putita correspondiente en las películas de su hermano y él siempre andaba por ahí. Como yo era la alta, eran mis vestidos los que le valían y esa es nuestra historia: compartíamos ese pecado", relató la actriz.

    Otro de sus compañeros, pero en las ondas, ha dicho de él que fue uno de los "últimos colosos de la sonrisa". El periodista Luis del Olmo, con quien Ozores trabajó como colaborador durante nueve años en el programa radiofónico 'Protagonistas', le recordó como una persona tan surrealista como lúcida y como el inventor de un idioma "increíble e imposible" del que sólo él tenía las claves pero que todo el mundo entendía.

    José Sacristán, que compartió con Ozores papeles en la gran pantalla en los años 60 y 70, recordó que "era tronchante trabajar con él, improvisaba sobre la marcha, era de un ingenio bárbaro".

    Antonio Ozores perteneció a una generación de actores de una época difícil en España, con comedias, destape y el famoso "landismo", con Alfredo Landa, Lina Morgan... Sacristán que se trataba de una generación de "actores formidables". "Eran tiempos duros y eso creó figuras distintas porque la vida era distinta, muy dura; pero sobre todo éramos jóvenes con la vida por delante y todo era mejorable", concluye.

    Sacristán recordó el cariño que profesa a toda la familia Ozores, a Mariano, José Luis, todos. "Me ayudaron mucho en mis comienzos y siempre contaron conmigo. Es gente muy 'querible'. Teníamos una manera muy distinta de pensar, pero eso no impide que el recuerdo que tengo de ellos es de agradecimiento".

    Por su parte, el actor Juanito Navarro, muy emocionado, confesó que la noticia del fallecimiento de Ozores había sido inesperada para él pues no podía imaginar un desenlace tan rápido a pesar de saber que estaba enfermo. "Era un gran amigo, un compañero al que quería mucho", aseguró, recordando que la última vez que actuaron juntos fue en 'Reír más es imposible' (1986).

    'Prestidigitador de la palabra'
    "Seguro que él quiere que le recordemos con una sonrisa", apuntó el cineasta Santiago Segura. Los actores José Mota, Raúl Sender, Eloy Arenas y Andrés Pajares también se acercaron hasta el Tanatorio para reconfortar a la familia y expresar sus condolencias.

    Arenas recordó a Antonio Ozores como un "hombre mágico, un prestidigitador de la palabra" con quien era "una delicia" hablar. "Estaba constantemente flotando sobre las cosas y así es como quiero recordarle", apuntó. Parajes, muy afectado por esta pérdida, dijo de Ozores que fue un "gran amigo, compañero y excelente cómico".

    Por su parte, el VII Festival de Cine de Alicante, que se celebrará a partir del próximo día 31, rendirá homenaje al actor, quien había sido galardonado precisamente en esta edición, dedicada al género de la comedia, con el 'Premio a Toda una vida'.



    ....................................................................
    ....................................................................




    Fallece de un paro cardiaco Ángel Cristo, domador y empresario.

    Hijo de contorsionista y trapecista, vivió bajo una carpa desde que nació
    Tuvo varios accidentes de trabajo tras ser atacado por las fieras
    En los últimos años, se sucedieron sus apariciones en programas del corazón
    El conocido domador y empresario de circo Angel Cristo ha fallecido con 66 años de edad a las 00:30 de esta madrugada en Madrid, según informaron los familiares en un breve comunicado.

    Sus hijos, Angel y Sofía, indicaron que Ángel Cristo había sido ingresado una hora antes en las urgencias del Hospital Universitario de Alcorcón y que falleció, según el parte médico, a causa de un paro cardiaco.

    La familia informó también de que el entierro se realizará en las próximas horas en el cementerio de la Almudena en Madrid.

    Ángel Cristo cobró notoriedad pública tras casarse con la actriz Bárbara Rey en 1980. Con ella tuvo dos hijos (Ángel -nacido el 10.03.81- y Sofía -nacida en julio de 1983-) y ambos se separaron de mutuo acuerdo en el verano de 1988. Desde entonces, la pareja protagonizó diversos incidentes en público de los que se hicieron eco los medios de comunicación.

    Una vida dedicada al circo
    Ángel Cristo nació en Huelva en 1944. Hijo de Margarita Dordid, contorsionista cuyo nombre artístico era "la pequeña Carolina", y del trapecista griego Christophol Papadópulos, vivió desde que nació bajo la carpa del pequeño circo propiedad de su familia. En estos espectáculos participó en todo tipo de variedades, aunque siempre sintió predilección por las fieras.

    El conocido domador tuvo numerosos accidentes de trabajo a lo largo de su carrera, algunos de ellos de gravedad, pero siempre salió adelante pese a las secuelas que le dejaron. En noviembre de 1980, fue atacado por uno de sus leones, de nombre "Tarzán", que le produjo heridas en los hombros y en la axila derecha. De nuevo, en 1982 fue atacado en varias ocasiones.

    El 29 de julio de 1990 sufrió en Lérida uno de los percances más graves de su carrera profesional. Tres leones y un tigre se le abalanzaron y le produjeron heridas en el cuello, tronco y extremidades, así como fractura de seis costillas. Estos mismos animales le atacaron de nuevo en noviembre posterior y una vez más tuvo que pasar por el quirófano.

    En los últimos años había caído en picado y confesó su adicción a la cocaínaCristo, que había entrado en una crisis profesional a partir de este año, fue objeto de denuncia en 1991 y 1994. La primera vez por supuesto maltrato a sus animales y la segunda, a raíz de la utilización de un bebé y dos niños en un número con elefantes. Por esta última, el domador fue condenado al pago de una multa de dos millones de pesetas.

    El 20 de mayo de 1995 ingresó de urgencia en el hospital gaditano de Puerto Real por ingestión de una importante cantidad de barbitúricos. El domador pasaba en ese momento por un mal momento económico y sentimental, después de romper con su socia y trapecista Angélica.

    Su situación económica se agravó en 1998 con el embargo de su circo y especialmente, en octubre de 2000, cuando la Comunidad de Madrid le impuso una multa de más de 2.000 euros por infracción de la Ley de Protección de Animales. Para pedir tanto la devolución de su circo como de sus fieras, en junio de 2001 realizó una huelga de hambre de seis días en Madrid.

    A lo larga de su carrera, Ángel Cristo recibió numerosos reconocimientos. Entre todos, destaca la Medalla de Oro que le concedió el Festival Internacional del Circo en 1982.

    El domador fue un gran renovador del mundo del circo, aunque en los últimos años, se hizo más famoso por su ajetreada vida personal y sus constantes apariciones en los programas del corazón en televisión relatando su adicción a la cocaína y su tortuoso matrimonio con Bárbara Rey.



    ......................................................................
    ......................................................................







    Hallan muerto en su domicilio de Madrid al periodista deportivo Andrés Montes
    Su mujer ha encontrado el cuerpo en su domicilio de Chamberí. Se desconocen todavía las causas del fallecimiento. Montes ha fallecido a los 53 años.

    Una vida dedicada al baloncesto

    Andrés Montes, especialista de baloncesto y comentarista de la NBA durante varios años en Canal +, se marchó a La Sexta en el año 2006. Con su llegada a la cadena se hizo comentarista de los partidos de Liga.

    Entre sus frases más celebres estaba la de "la vida puede ser maravillosa" En estos tres años en La Sexta, Montes ha tenido un papel protagonista en competiciones como el Mundial de fútbol de Alemania o en varios campeonatos de Europa de baloncesto.

    Tras el campeonato de Europa de baloncesto de Polonia se dió a conocer que dejaba de trabajar para La Sexta y que buscaba nuevos proyectos profesionales.

    Montes se hizo famoso por frases como "La vida puede ser maravillosa, Salinas", el "tiki taka" o por los ingeniosos motes que ponía a los jugadores de la NBA. Su forma apasionada de vivir el baloncesto y el deporte cobraban relevancia con sus gritos, como el de "¡Jugón!", así como expresiones como la de "pincho de merluza" u otras muchas.

    Precisamente la frase "porque la vida puede ser maravillosa" sirvió de despedida de la cadena. En plena cabina de locución. Al lado de Juan Manuel López Iturriaga y Jose Manuel Calderón. Fue el pasado 20 de septiembre. Tras cumplir uno de sus sueños. Narrar la medalla de oro de la selección española de baloncesto en un campeonato de Europa. Su última firma.

    "Andrés Montes ha sido uno de los grandes protagonistas de la historia del baloncesto español. En el mundo de la radio, en la prensa escrita y, como no, en la televisión, donde se convirtió en uno de los mejores comunicadores de este país gracias a su estilo propio y característico, siempre demostró su carácter y profesionalidad", apunta el máximo dirigente del baloncesto profesional español.

      Fecha y hora actual: Sáb Nov 18, 2017 5:36 pm